Látex

Colchón de látex

Colchón de látex

El látex es una suspensión de partículas del caucho en el agua. Su recolección se consigue del árbol Hevea Brasilensis al hacer incisiones angulares en la corteza en forma de V, proceso denominado ‘sangrado’. Detrás de la corteza existen unos vasos por donde fluye el látex, al hacerle un mínimo corte mana el látex hacia fuera.

Existen dos sistemas de fabricación de colchones de látex:
Sistema Dunlop o Estándar, inventado en 1929 por el físico E.A. Murphy investigador de Dunlopillo. Su proceso consiste en mezclar el látex con aire y después aumentar su temperatura entre 100° y 115°, con lo que se vulcaniza, consiguiendo la espuma de látex. En la mezcla que se utiliza para su fabricación puede usarse un alto porcentaje de látex natural (látex Dunlop) o por el contrario usar únicamente látex sintético (látex Estándar).

Sistema Talalay, desarrollado por Joseph Anton Talalay en 1956. Este proceso supone una evolución del primero partiendo de la misma materia prima, el látex. Se trata de un proceso más elaborado en el que se manipula el látex antes de la vulcanización para mejorar las magníficas cualidades naturales del látex con lo que conseguimos un látex de mayor calidad para el descanso: más transpirable, más poroso, más adaptable, más elástico, más suave, más duradero, más natural, más saludable.